La Garriga está situada en el término municipal de Vall de Gallinera, junto al pueblo de Alpatró, en la comarca de la Marina Alta.

Está enclavado en el valle del río Gallinera, del que toma el nombre el municipio, encerrado entre las sierras del Almirante, la Albureca y la Foradá, lo que hace que nos encontremos en uno de los paisajes más bellos de Alicante.

Es un valle fértil, con abundante agua y numerosas fuentes, que se dedica a la agricultura, principalmente la conocida cereza de la “montaña de Alicante”, que cuenta con denominación de origen.

En este pequeño Espacio natural, de 1,8 Ha. podemos pasar unos días disfrutando de la diversidad de sus paisajes, su flora y fauna mediterránea o conociendo los ocho pueblos que forman el término municipal de Vall de Gallinera

Instalaciones

La finca es un conjunto de 5 cabañas preciosas por su estilo rústico y su entorno en plena naturaleza. Las cinco cabañas se distribuyen en diferentes alturas.
3 de ellas albergan una capacidad para 8 personas y las otras dos, para un máximo de 4 personas.
Cada una de ellas cuenta con una o dos habitaciones con literas, comedor cuenta con mesas y sillas, y un pequeño banco de madera. La cocina, situada junto al comedor, tiene vitrocerámica, frigorífico, fregadero, menaje básico (vasos, platos, cubiertos, sartén, cazo y olla), y aseo con ducha y agua caliente. Todas tienen calefacción.

*No se admiten mascotas

Exteriores

La finca está vallada, para la tranquilidad de todas las familias que viajan con niños.
Ideal para ellos también, la pequeña balsa donde se pueden refrescar en los días más calurosos. Una zona recreativa donde pueden jugar, junto a un merendero con barbacoas comunes.

Además, cada cabaña tiene una pequeña marquesina con barbacoa particular, mesa de madera y banco (el uso de las barbacoas estará limitado a la preemergencia de incendios que haya en la zona)

*Dispone de una zona de aparcamiento gratuita

¿Qué hacer?

Son diferentes posibilidades las que nos ofrece su entorno, en las diferentes épocas del año. El recorrido de los ocho pueblos, recorriendo los pueblos del valle por los caminos rurales que los unen.
Desde La Garriga podemos visitar, por ejemplo, la peña de la foradá en lo alto de la sierra del mismo nombre, arco de roca natural que separa este valle del Vall de Alcalá y desde el que es posible ver el mar. En ese lugar ocurre la alineación solar de la Foradà con el convento franciscano de Betania, un fenómeno único, que se deja ver sólo dos veces al año.
Sus muestras de arte rupestre declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y su mezcla de arte ibero e islámico en los fortificaciones y castillos árabes.

El espectáculo floral que ofrecen sus cerezos, hace que sea un lugar imprescindible de visitar en primavera.
Pero sin duda, la vista obligada del viajero es el “Barranc de la Encantada” famosa por sus pozas.

Tarifas

Como llegar