Silvoturismo, empresa especializada en educación ambiental en Alicante, organiza una ruta guiada por el sendero circular de los refugios canteros de Novelda, actividad que está enmarcada dentro del extenso programa que organiza la Concejalía de Turismo de esta ciudad los próximos días 19 y 20 de mayo.

El objetivo es poner en valor el entorno de La Mola, donde nuestra empresa gestiona el ecoalbergue y el restaurante que lleva el nombre de este paraje.

Para poder participar en esta actividad, totalmente gratuita, se debe realizar la inscripción en la Tourist Info de Novelda. Está dirigida a personas de todas las edades, aunque se recomienda que los niños que participen tengan al menos 8 años ya que aunque la dificultad es media-baja el recorrido es de cuatro kilómetros y para alcanzar la cumbre hay que tener en cuenta los desniveles.

La hora de inicio de esta ruta guiada el próximo sábado 19 de mayo es las 9.00 horas con una duración aproximada entre dos horas y media y tres horas. Es aconsejable llevar calzado adecuado, sombrero o gorra, así como una botella de agua.

El sendero de los refugios canteros recorre el monte de La Mola, con una altura máxima de 541 metros. Atraviesa Novelda de noreste a sureste y presenta un relieve configurado por calizas del Jurásico. Uno de los aspectos más interesantes durante su recorrido es la posibilidad de ver los refugios canteros, construcciones realizadas en piedra que servían de alojamiento a los canteros de las explotaciones de piedra caliza en el pasado, finales del siglo XIX y principios del XX.

Estos refugios son el ejemplo palpable del inicio de la actividad extractiva en Novelda. En total existen trece documentados, algunos de ellos restaurados, lo que sin duda contribuye a realzar el paisaje natural del paraje y a recuperar el pasado de una de las principales industrias de esta ciudad del Medio Vinalopó.

Durante el desarrollo de esta interesante ruta el guía hablará también de la vegetación que se encuentra a lo largo del camino, así como de la fauna que se pueda avistar, conejos o abubillas, aunque es previsible que resulte difícil verlos al tratarse de un grupo numeroso.