Ecosilvo, nuestra empresa de marketing ambiental, ha participado en los Desayunos con la Cámara ofreciendo una charla sobre la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en el Ecoalbergue La Mola impartida por nuestra directora de proyectos, Natalia Amorós.

A estos desayunos, organizados por la Cámara de Comercio de Alicante, asistieron empresas de diferentes ámbitos que mostraron gran interés en la implantación de la RSC en sus negocios.

Amorós explicó que la RSC abarca tres grandes áreas: económica, social y medioambiental, aunque en su intervención se centró más en el aspecto ambiental, ya que Ecosilvo está especializada y ofrece asesoramiento sobre la implantación de planes de mejora ambiental en las empresas.

Aunque la responsabilidad ambiental de la empresa no es exigible legalmente en muchos de sus aspectos, en otros y en función de la actividad sí que hay que cumplir determinados requisitos legales, esta sí marca una diferenciación frente a nuestros competidores. Por tanto, es de carácter voluntario, implica compromisos sociales, económicos y ambientales que se convierten en obligación para quienes la contraen; hay que integrarla en la estrategia, procesos y actividades de la empresa; y requiere también la implicación de todos los grupos de interés: clientes, empleados, proveedores, accionistas, competidores, comunidad local, administración…

Por tanto, la RSC nos ayuda a cumplir con la normativa en materia ambiental, mejora la imagen corporativa y reputación de la empresa, la ya mencionada diferenciación, optimización del consumo de recursos, ahorro económico y la mejora de las relaciones con los agentes locales y la administración, entre otros beneficios.

Tras la charla, todos los presentes desayunaron en el restaurante del Ecoalbergue La Mola, donde intercambiaron impresiones y mostraron su interés por la actividad de la empresa y por las magníficas instalaciones de todo el entorno de La Mola que gestiona Silvoturismo.

Este Desayuno con la Cámara se completó con una visita al santuario de Santa María Magdalena, donde quedaron impresionados con el órgano de piedra y con toda la riqueza cultural del entorno.